miércoles, 23 de septiembre de 2009

EL VALOR DE LA DOCTRINA

Hay la tendencia, en algunas esferas, no solo de RESTAR importancia al valor de la doctrina, sino también de desecharla por anticuada o inútil. Sin embargo, mientras el hombre piense con respecto a los problemas relativos a la existencia, comprenderá que necesita una respuesta autorizada y sistemática para estos problemas. La doctrina será necesaria mientras el hombre se formule las siguientes preguntas: ¿De dónde vengo? ¿Qué soy? ¿A dónde voy?


Con frecuencia se oye decir lo siguiente: “No importa lo que uno cree mientras se haga lo correcto.” Esta es una forma de descartar la doctrina, restándole toda importancia con relación a la vida. Pero toda persona tiene su teología, lo sepa o no; las acciones y conducta del hombre están influidas por lo que cree. Por ejemplo, habría mucha diferencia entre el comportamiento de una tripulación que supiera que su embarcación se dirigía a un destino definido, y otra que se diera cuenta que navegaba a la deriva, sin derrotero o destino fijos.


La vida del hombre es un viaje a la eternidad, y tiene gran importancia el que uno crea que se trata de un viaje sin destino ni significado, o que uno esté convencido que ha sido planeado por el Creador del hombre, y que tiene como destino el cielo.


EL CONOCIMIENTO DOCTRINAL ES ESENCIAL PARA EL DESARROLLO COMPLETO DEL CARÁCTER CRISTIANO.


Sólidas creencias desarrollan un carácter solido, y así mismo creencias bien definidas forman también convicciones claras, bien definidas. Naturalmente que las creencias doctrinales de una persona no constituyen su religión, de la misma manera que su espina dorsal no es su personalidad. Pero una solida espina dorsal es parte necesaria del hombre, como así también un sistema definido de creencias es una parte esencial de la religión del hombre. Se ha dicho con propiedad que “el hombre no tiene que llevar la espina dorsal delante de sí, pero debe ser dueño de una espina dorsal, y recta, pues de lo contrario será un creyente FLEXIBLE, Y JOROBADO”


Alguien dijo: “la pureza del corazón y de la vida es más importante que la opinión correcta” a lo que otro respondió: “la sanidad es más importante que el remedio, pero sin remedio no habría sanidad.”


Indudablemente es más importante vivir la vida cristiana que conocer simplemente la doctrina cristiana, pero no habría conocimiento experimental cristiano, si no hubiera doctrina cristiana.

EL CONOCIMIENTO DOCTRINAL PROTEGE DEL ERROR
Se dice con frecuencia que las estrellas aparecieron antes que la ciencia de la ASTRONOMIA, que las flores existieron con anterioridad a la BOTANICA, que la vida existió antes de la BIOLOGIA, y Dios antes que la TEOLOGIA.

Ello es indudable. Pero el hombre, debido a su ignorancia, concibió ideas supersticiosas con respecto a las estrellas, y el resultado fue la falsa ciencia de la ASTROLOGIA. El hombre se forjo conceptos falsos con respecto a las plantas, atribuyéndoles virtudes que no poseían y el resultado fue la HECHICERIA. El hombre por su ceguera se formo ideas erróneas de Dios, y el resultado fue el paganismo con su secuela de supersticiones y corrupción.

Pero vino la ASTRONOMIA sustentando principios correctos con referencia a los cuerpos celestes, poniendo al descubierto los errores de la astrología; apareció la BOTANICA con informaciones correctas relativas a las plantas, sacando a la luz los errores de la HECHICERIA. De igual manera las doctrinas de la Biblia ponen al descubierto las ideas falsas con respecto a Dios y sus caminos.

“Que nadie piense que un error doctrinal es un mal practico insignificante” declaro en cierta oportunidad el famoso teólogo D.C Hodge y añadió: “NINGUN CAMINO A LA PERDICION HA SIDO MAS TRANSITADO QUE EL DE LA DOCTRINA FALSA. EL ERROR ES CORAZA SOBRE LA CONCIENCIA, Y VENDA SOBRE LOS OJOS”

Mateo 22:29
Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios.

Gálatas 1:6 -9
6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.
7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.
8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.
9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.

2 Timoteo 4:2-4
2 Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.
3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,
4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.
CONTINUARA...

4 comentarios:

  1. Bendiciones sobreabundantes amado hermano. Muy cierto con respecto a la doctrina. Hay muchas cosas "basicas" que la verdad debemos conocer como cristianos y por las cuales vale la pena establecer una pauta o mostrar a la luz de la Palabra la verdad. Aunque tristemente muchas veces se discuten por cosas en cierto modo menores, pero que Dios nos de la sabiduria para seguir la forma de doctrina correcta.

    Muy bendecido hermano Luis (tocayo)...Jejeje

    ResponderEliminar
  2. Hno.Huerta: Que bueno que le ha sido de bendición, gracias por su comentario y Bendiciones.

    ResponderEliminar
  3. Creo que lo que estan exponiendo es verdad,muchas iglesias y muchos cristianos no les interesa la doctrina, dicen que es puro conocimiento y creo que no han comprendido que la doctrina se encarga de formar la "columna vertebral" en la vida espiritual de cada cristiano, y perseverando en ello lo llevará a una madurez.
    Dios los bendiga.

    ResponderEliminar
  4. Daniel: Efectívamente, muchos graves errores se evitarían si le dieramos su debido estudio y como bien lo dices es LA COLUMNA VERTEBRAL. gracias por tu comentario y saludos.

    ResponderEliminar